Skip to content

En Lipton® no solo comercializamos té en todo el mundo sino que también lo cultivamos. Esto lo conseguimos ya sea en nuestras propias plantaciones o trabajando muy de cerca con más de 600 000 pequeños granjeros y 1000 plantaciones en todo el mundo. En definitiva se trata de una tarea gigantesca. Sin embargo, hemos descubierto que las pequeñas cosas pueden marcar una inmensa diferencia en la sostenibilidad de los entornos locales y las personas que los habitan. A continuación te contamos algunas de las cosas que hemos hecho en nuestras plantaciones de Kericho en Kenia. 

EMPIEZA EL DÍA CON UNA CARGA DE SOL
Kericho se encuentra a más de 1800 m por encima del nivel del mar y goza de unas increíbles 10 horas de sol cada día. Esto es muy importante ya que el té crece mejor en los climas soleados, de hecho, todas las tazas de té Lipton que pruebes están producidas con hojas que han absorbido más de 4000 horas de sol. ¡A que es una manera genial de empezar el día! Además del sol, las humildes plantas de té pueden crecer prácticamente a cualquier altura (por ejemplo, el té Assam es ideal para su cultivo a nivel del mar) hasta un tope de un poco más de 2400 m. Nuestros terrenos en Kericho están a un nivel un poco más elevado que los demás. Eso significa que nuestro té tarda un poco más en crecer pero presenta un aroma más intenso y delicado, así como un sabor más marcado. Por otra parte, para mantener los mayores niveles de calidad posible, siempre envasamos nuestros tés en un plazo de 24 horas después de recolectarlo directamente de la planta. Para poder conseguirlo, trabajamos con muchas personas que nos ayudan en dicho objetivo. 

AMOR POR NUESTRAS GRANJAS DE TÉ

NO HAY NADA COMO NUESTRO PROPIO HOGAR
Con 80 000 residentes, 16 000 de los cuales son empleados, nuestra plantación de Kericho es el hogar de muchas personas. Por eso estamos comprometidos a asegurarnos de que las condiciones en las que viven y trabajan son las mejores. En este sentido, ofrecemos alojamientos gratuitos con suministro de luz solar y agua limpia a todos nuestros trabajadores y familias de Kericho. Además, contamos con 2 hospitales para toda la comunidad, 4 centros de salud y 23 enfermerías para proporcionar atención médica allí donde sea necesario. En el 2006, nuestros terrenos Lipton ganaron un premio por su programa sobre VIH/SIDA.

OFRECEMOS UNA BUENA EDUCACIÓN
También estamos muy comprometidos con las próximas generaciones. Proporcionamos educación preescolar, primaria y secundaria a las familias de más de 16 000 trabajadores de nuestros terrenos Lipton en Kenia. Asimismo nos aseguramos de que nuestros empleados reciben la formación adecuada, realizando programas de formación continuos en nuestras Farmer Field Schools. A nivel mundial, al menos 86 000 de nuestros granjeros (de los cuales 46 000 son mujeres) han asistido a estos colegios con el fin de ayudarnos a establecer las mejores prácticas en materia de agricultura, mejorar la calidad y aumentar el rendimiento. Por otra parte, hemos ayudado a casi 600 000 pequeños granjeros en Kenia a obtener la certificación de la Rainforest Alliance; de hecho, Kericho fue la primera plantación de té del mundo en obtener esta certificación en el 2007.

ECHAMOS UNA MANO A LA BIODIVERSIDAD
Una parte de ser granjero consiste en asegurarse de la sostenibilidad medioambiental de la tierra en la que trabajamos. Por ello nos esforzamos considerablemente en obtener un equilibrio saludable para la biodiversidad y entorno de nuestros campos de té. En este sentido, hemos plantado más de 1,3 millones de árboles desde el 2000. Y también esa es la razón por la que más de un 97 % de nuestra electricidad es renovable (e incluso hemos fabricado nuestras propias estaciones hidroeléctricas para contribuir a este objetivo). Cultivamos árboles de eucalipto en tierras menos fértiles con el fin de poder utilizar su goma azul que nos permite poner en marcha las calderas que secan nuestros tés (la mayoría de los demás productores utilizan combustible diésel para este proceso). Igualmente apoyamos el santuario del mono Columbus en Kenia, una especie actualmente amenazada, e igualmente llevamos a cabo otras iniciativas para proteger la vida salvaje local como por ejemplo con el tratamiento de nuestras aguas residuales. Igualmente reciclamos todos nuestros desechos en todos los procesos en los que es posible. En un programa a nivel local en Kenia, convertimos nuestros desechos en bisutería, lo cual está ofreciendo resultados muy buenos a nivel económico y también a nivel de oportunidades laborales para docenas de mujeres.