Skip to content

¿Estás preparado para volver a despertar tus papilas gustativas? ¿Sientes curiosidad por expandir tus horizontes? Los tés Pu-erh y Oolong realmente nos emocionan, porque son dos tipos de tés que combinan lo mejor del té negro y el té verde. Aquí te vamos a contar porque nos han cau-té-vado. 

 

TE PRESENTAMOS EL TÉ PU-ERH 

¿Habías escuchado alguna vez que el té debe tratarse igual que el vino o el whisky? Te presentamos Pu-erh, el té que se hace aún más bueno con el paso del tiempo. Originario del sur oeste de China, y cuyo nombre se debe a la ciudad de mercados Pu-erh, estos tés "oscuros" están mucho más lejos de los tés convencionales de lo que te imaginas. Las hojas se comprimen en pasteles en forma de frisbee o en bloques planos rectangulares y se deja que maduren durante varios meses (a veces incluso años). Pu-erh es el resultado de la creación de un té que combina tiempo y paciencia como sus principales ingredientes. Debido a la fermentación continua, los tés Pu-erh continúan cambiando con el paso del tiempo. Parece como si estuviesen vivos, ya que sus sabores evolucionan constantemente con el paso de los años. Así, ya que pueden llegar a madurarse aún más durante décadas, en ocasiones los discos de Pu-erh son considerados como reliquias familiares que se traspasan de generación en generación. 

TE PRESENTAMOS EL TÉ OOLONG 

El Oolong es un té como ningún otro, tanto que solo pronunciarlo te recordará al sonido que hacemos cuando algo nos impresiona mucho (¡Oolaaa!). Una combinación entre el intenso té negro y el refrescante té verde, el Oolong es una bebida compleja y de múltiples facetas que, si bien está hecho con las hojas de té más difíciles de cultivar, en cualquier caso es una de las opciones más fáciles de disfrutar. Conocido por sus características hojas enrolladas y oscuras (las cuales dieron origen a su muy acertado nombre misterioso chino de Wu Long, el "Dragón negro"), el té Oolong es capaz de evolucionar de sabores aflorados y dulces, a unos ahumados y turbosos a medida que lo preparas. Si bien es una variedad que no se ve tanto en occidente como en Asia, continente en donde sus sabores por capas han sido reconocidos y disfrutados durante cientos de años, creemos que el té Oolong merece el reconocimiento por sus deliciosos sabores desde hace mucho tiempo en todos los rincones del mundo. 

 

Té Oolong

Hora del té: Té Oolong

Esta era muy fácil, ya que un té chino tan distintivo como el Oolong y su sabor único solo podría combinarse con gran maestría con platos de cocina asiática. Algo que nos parece fantástico y que te queremos recomendar es juntarte con algunos amigos y disfrutar de un buen banquete de llamativos platos de comida china y acompañarlo todo con Oolong. Una opción sería preparar unos tentempiés de dumplings dim sum, buenas raciones de pato pekinés y boles llenos de arroz blanco bien esponjoso. Créenos, el complicado juego de toques fuertes del té negro y de toques refrescantes del té verde del Oolong se combinan a la perfección con sabores salados, picantes, dulces y amargos. 

SACA EL MÁXIMO PARTIDO DE TU TÉ: TÉ OOLONG:

El Oolong es un té delicado que requiere un poco más de esmero a la hora de prepararlo, pero no dejes que esto te dé pereza a la hora de probar esta hoja de deliciosas facetas múltiples. Como regla básica, sabrás que ya está listo cuando el agua adquiera un color verde amarillento ligero. El té Oolong adquiere su mejor sabor dejándolo reposar de entre 1,5 a 2 minutos en agua caliente después de haberla llevado a punto de ebullición y dejado enfriar ligeramente. Esto permitirá que los sabores puros, sólidos y complejos, así como el suave gusto que se queda en el paladar, puedan florecer sin estropear su esplendor.