Skip to content

¿Te mueres por descubrir tu próxima aven-té-ra y te encantan los sabores brillantes con muy poco o incluso nada de cafeína? Te presentamos el té de rooibos y el té de menta marroquí. Te contamos por qué nos encantan estas dos mezclas y por qué seguramente también te encantan a ti.

Te presentamos el té de rooibos 

No hay nada que haya absorbido más luz de sol que el sabor naturalmente libre de cafeína del rooibos (se pronuncia "roibos", no hace falta que te líes). Esta infusión de hierbas de tonos cobrizos ha sido muy popular entre los sudafricanos durante cientos de años y, actualmente, su sabor refrescante y que evoca la grandeza de la naturaleza está obteniendo un gran reconocimiento entre los adeptos del té y las infusiones en todo el mundo. El rooibos es una increíble hierba única que tradicionalmente se venía cultivando únicamente en un lugar del planeta: las fascinantes montañas Cederberg al norte de la Ciudad del Cabo, donde crecen bajo el sol abrasador de Sudáfrica. Se trata de una infusión con un sabor bastante similar a las frutas deshidratadas, con toques de miel dulce y terrosos. Nosotros creemos que es una fantástica alternativa versátil a los tés y el café normal, ideal para todos los aventureros adeptos a las infusiones.

Presentación del té de menta marroquí 

Siendo una bebida muy consumida en todos los países del África del noroeste, pero bastante más en Marruecos, el magrebí es mucho más que un tipo de delicioso té verde con sabor a menta, es símbolo de la identidad nacional de Marruecos. Ya que se sirve durante varias veces a lo largo de todo el día, para acompañar las comidas o no, se trata de una versión un poquito más ácida del té verde que ocupa todo el entramado social de la tradición e historia de Marruecos. Esta bebida de menta con un toque de menta te brinda un sabor tan deliciosamente refrescante, revitalizante y reenergizante que no tendrás ningún problema de servirte una segunda o tercera taza. 

Té de menta marroquí

IDEAS PARA LA HORA DEL TÉ: TÉ DE MENTA MARROQUÍ

Si hay una opción de té más refrescante que una taza de té marroquí, que nos la traigan para creérnoslo. Excelente en todas las variedades de temperaturas, de caliente a fría, te brindará un toque de menta fresca reconstituyente y revitalizante que seguramente avive tus sentidos y emocione tus papilas gustativas. En Marruecos es común que se sirva esta bebida en cualquier lugar y en cualquier momento, y a nosotros nos parece genial. Durante las 24 horas del día, se trata de una deliciosa alternativa para preparar tu taza de té tradicional.

Si estás buscando deliciosas opciones culinarias que combinen bien con esta bebida, creemos que sus sabores marcados y frescos se combinan a la perfección con las comidas picantes. Nuestra sugerencia es que prepares una jarra de té de menta marroquí fresca para acompañar con una bandeja bien llamativa de mezze marroquíes. Por ejemplo, falafel, humus, pitas y un montón (pero bastante, ¿eh?) de salsa picante. 

CÓMO APROVECHAR LO MEJOR DE TU TÉ: TÉ DE MENTA MARROQUÍ

Ya sea caliente o fría, la menta marroquí te brinda su mejor sabor si la dejas en infusión durante aproximadamente 2 a 3 minutos en agua caliente, después de haberla llevado a punto de ebullición y dejarla enfriar ligeramente. No te pierdas esta receta para preparar tu propio té de menta marroquí en casa. A nosotros nos parece que su encantador color amarillo oro es tan bonito de mirar como de beber. Si bien tradicionalmente se sirve con azúcar, su sabor solo sin nada seguro que te encantará.