Skip to content

Es un día de esos en los que el sol está brillando más que nunca, has invitado a algunos amigos y os apetece tomar una buena bebida fresquita para combatir el calor. Pues no busques más. El té verde helado hecho en casa es ideal para días como este. Además, es muy fácil y rápido de hacer y te refresca al instante.

PREPARACIÓN DE TÉ VERDE HELADO 

Una de las mejores cosas del té verde helado (además de tener un sabor delicioso y ser muy refrescante, por supuesto) es que se puede preparar en cuestión de minutos. Y por si fuera poco, existen innumerables formas de prepararlo, como por ejemplo añadiendo menta fresca o fruta jugosa al gusto. 

PREPARACIÓN DE TÉ VERDE HELADO

PREPARACIÓN DE TÉ VERDE HELADO

  1. Pon a hervir cuatro tazas de agua en una tetera y luego déjala estar durante algunos minutos para que se enfríe solo un poquito al natural.
  2. Añade de tres a cinco bolsitas de té en una tetera térmica y a continuación vierte el agua.
  3. Déjalo todo reposar de entre uno a cinco minutos.
  4. Retira las bolsitas de té y añade un poco de azúcar o edulcorante si lo deseas.
  5. Añade seis tazas de cubitos de hielo hasta que se derritan o, también, puedes utilizar cuatro tazas de agua fría.
  6. Añade rodajas de limón recién cortadas al gusto. Mantenlo refrigerado y asegúrate de consumirlo en un plazo de 24 horas. 

 

AÑADE MENTA O FRUTA

Si deseas darle un toque más refrescante a tu té, prueba añadiendo un puñado de hojas de menta en la jarra antes de vertir el agua.

¿Te sientes un poco tropical? Añade unas rodajas de piña, melocotón o guayaba en la jarra antes de servir el agua. Cuando hayas terminado, no olvides comerte la fruta marinada que quede en el fondo del vaso.

POR QUÉ NO EXPERIMENTAR

Mucha gente dice que la vida es un experimento y vaya que si lo es. Por eso, ¿qué mejor idea que probar otros sabores de té helado? Incluso puedes probar combinando diferentes infusiones Lipton® como Purple Acai y Blueberry Green Tea con Red Goji y Raspberry Green Tea. Venga, anímate que hay que probar cosas.

Y si el sol está brillando y el cielo está totalmente despejado, significa que es un día perfecto para tomar té verde helado. Además, cuando seas tú quien sirva esta deliciosa bebida refrescante, todos te adorarán.