Skip to content

Es posible que asocies la cúrcuma con una especia de su cocina y no con su taza de té. Como base del curry, sopas e incluso batidos, la cúrcuma se ha utilizado en la cocina y la medicina holística tradicional de Asia durante miles de años. Aunque no fue hasta hace poco tiempo que la cúrcuma alcanzó el estado de súperalimento en Occidente, y se la utiliza en todo, desde alimentos, bebidas y productos de belleza hasta el glorioso té de cúrcuma.

Presentamos el té de cúrcuma

Lo primero que notarás en la cúrcuma es el color, y lo segundo es el sabor. La especia cúrcuma proviene de una raíz rica en curcumina que se muele finamente en un polvo dorado-anaranjado. Se disfruta por su sabor terroso y se la reconoce tradicionalmente por sus beneficios reconstituyentes. De hecho, muchas personas la han apodado “súper especia”. No es de extrañar que el té de cúrcuma haya aparecido en el radar de todos. Por cierto, muchos cafés hoy venden los aclamados lattes con leche dorada de cúrcuma y algunos amigos incluso lo están preparando en sus casas.

En Lipton, no nos cansamos de este té amarillo dorado. Por eso lo convertimos en el protagonista de dos de nuestras mezclas: Terrific Turmeric y el suplemento de hierbas Daily Support con té verde. Ambas se diseñaron para convertirse en una parte deliciosa de su rutina de bienestar. ¿Por qué no amarlas?

 

té de cúrcuma
 
Hora del té
 

Ya sea que lo disfrutes en una conversación con amigos después de la cena o durante un momento de introspección, vale la pena tomarse un momento para la cúrcuma, que te ayudará a renovarte y reponerte.

La adición de jengibre y naranja a Terrific Turmeric de Lipton lo convierten en un excelente té de hierbas reconfortante. Y si prefieres un sabor más revitalizante, prueba el suplemento de hierbas Daily Support con té verde de Lipton. Esta mezcla celebra la cúrcuma al combinarla con equinácea, jengibre y aceite esencial natural de naranja para proporcionar una sensación de frescura vigorizante. Una fuente fantástica de vitamina C para reforzar las defensas naturales de tu cuerpo*, y también hará que te sientas genial.

¿Te gustan los sabores diferentes? Puedes dar al té de cúrcuma una oportunidad para personalizarlo. Para quienes prefieren lo dulce, ¿por qué no agregar un toque de miel? O si tienes antojo de un sabor Oriental, agrega aceite de coco (una opción ideal para veganos). Si quieres condimentar las cosas un poco más, no lo dudes y agrega pimienta de cayena.

Obtén lo mejor de tu preparación

Para obtener todos los beneficios del té de cúrcuma, lo mejor es dedicarle unos minutos a su preparación. Pero todo esto forma parte de tu proceso de desconexión. Deja reposar la bolsita de té durante 4 a 6 minutos en agua recién hervida; de esta manera, resaltará la intensidad de la especia.

La cúrcuma también puede disfrutarse fría. Para una opción más refrescante, vierte cuatro tazas de agua hirviendo sobre dos bolsitas de té en una jarra resistente al calor y deja reposar de tres a cinco minutos. Retira las bolsitas de té y endulza a gusto. Incorpora seis tazas de hielo hasta que se derritan, o utiliza cuatro tazas de agua fría. Agrega limón recién cortado o rodajas de naranja para darle un toque cítrico. Luego lleva al refrigerador para que se asiente y disfrútalo durante todo el día. Un dato más: es la bebida perfecta para compartir con tus invitados un día caluroso de verano en el jardín.

 

* Estas afirmaciones no han sido evaluadas por la FDA. Este producto no está orientado a diagnosticar, tratar, curar ni prevenir enfermedades.