Skip to content

En Lipton®, no solo suministramos té al mundo, también lo cultivamos. Ya sea en nuestras propias plantaciones o al trabajar de cerca con más de 600,000 productores y 1000 plantaciones en todo el mundo. Es un trabajo importante. Pero hemos descubierto que las pequeñas cosas pueden hacer una enorme diferencia en la sustentabilidad medioambiental local y en las personas que viven allí. Estas son algunas de las cosas que hemos hecho en nuestra plantación de Kericho en Kenia.  

Comenzar El Día Con Un Estallido De Luz Solar
Kericho está a 6000 pies sobre el nivel del mar y recibe unas increíbles 10 horas de sol todos los días. El té crece muy bien en climas soleados; de hecho, cada taza de té Lipton que saboreas es de hojas que han absorbido más de 4000 horas de luz solar. ¡Qué manera de comenzar tu día! Aparte del sol, la humilde planta de té puede crecer en todo lo que se encuentre sobre el nivel del mar (el té Assam es ideal para esa altura) hasta los 8000 pies. Nuestra finca de Kericho está en una elevación más alta que otras. Esto significa que el té crece más lento pero tiene más aroma y un sabor más intenso y delicado. Para mantener la calidad más alta posible, nuestro té siempre se empaca dentro de las 24 horas de haber sido recolectado del matorral. Y para hacerlo, tenemos mucha gente que nos ayuda. 

granja de té

No Hay Lugar Como El Hogar
Con 80,000 residentes, de los cuales 16,000 son empleados, nuestra plantación de Kericho es el hogar de un gran número de personas. Y tenemos el compromiso de garantizar que las condiciones de vida y trabajo sean las mejores. Ofrecemos de forma gratuita viviendas equipadas con energía solar y agua limpia a todos nuestros trabajadores de Kericho y sus familias. Además, tenemos 2 hospitales comunitarios, 4 centros de salud y 23 dispensarios para proporcionar atención médica en el lugar. En 2006, nuestra finca Lipton ganó el premio por su programa de VIH/SIDA.

Ofrecer Una Buena Educación 
También valoramos proveer para la próxima generación. Proporcionamos educación de guardería, escuela primaria y secundaria a las familias de más de 16,000 trabajadores en nuestras fincas Lipton en Kenia. Y nos aseguramos de que nuestros empleados también reciban educación a través de programas de capacitación en nuestras Escuelas de Campo para Productores. A nivel global, al menos 86,000 de nuestros productores (de los cuales 46,000 son mujeres) han asistido a estas escuelas para ayudar a establecer mejores practicas agrícolas, optimizar la calidad y aumentar la cosecha. Además, hemos ayudado a que casi 600,000 pequeños productores en Kenia obtengan la certificación de Rainforest Alliance, siendo Kericho la primera plantación de té del mundo en obtenerla en 2007.

Una Gran Ayuda A La Biodiversidad 
Parte de ser un productor es garantizar una sustentabilidad medioambiental de la tierra que trabajamos. Por eso somos partidarios de la biodiversidad y de mantener un equilibrio natural en nuestros campos de té. Esa es la razón por la cual hemos plantado más de 1.3 millones de árboles desde el año 2000. Y por la que el 97 % de nuestra electricidad es renovable (incluso hemos construido nuestras propias estaciones de energía hidroeléctrica para colaborar con esto). Plantamos árboles de eucalipto en tierras menos fértiles para que podamos usar su eucalipto común para encender las calderas que secan nuestro té (muchos otros productores utilizan diésel para hacer esto). También apoyamos el refugio de monos colobos en peligro de extinción en Kenia, además de hacer todo lo que está a nuestro alcance para promover la vida silvestre local con nuevas iniciativas, como nuestro tratamiento del agua residual. Sumado a esto, reciclamos nuestros desechos en la medida de lo posible. En una comunidad local en Kenia, nuestros desechos se convierten en joyas, lo que no solo ha demostrado ser un negocio exitoso sino que, al mismo tiempo, también brinda oportunidades laborales a decenas de mujeres.