Skip to content

¿Ansiando tu próxima aventura de té y enamorado de los sabores luminosos con muy poca o sin cafeína? Conoce el té rooibos y el té de menta marroquí Aquí te contamos por qué estamos encantados con estas dos mezclas y creemos que tú también lo estarás.


Presentación del té rooibos 

Es imposible recibir más luz solar que el sabor naturalmente libre de cafeína del rooibos (que se pronuncia “roi-bos”, por si te lo preguntabas). Esta infusión de hierbas color cobre ha sido disfrutada por los sudafricanos por cientos de años, y ahora, su sabor refrescante y terroso está recibiendo el reconocimiento que se merece entre los bebedores de té de todo el mundo. El rooibos es una hierba increíblemente única que tradicionalmente solo crecía en un lugar del planeta, las impresionantes montañas de Cederberg, al norte de Ciudad del Cabo, donde prospera bajo el sofocante sol de Sudáfrica. Es una infusión que posee un sabor similar al de los frutos secos, con toques de miel dulce y notas terrosas. Pensamos que constituye una alternativa maravillosamente versátil del té y café comunes, perfecta para todos los catadores aventureros.

Ideas para la hora del té: Té rooibos

El sabor terroso único y ligeramente dulce del té rooibos rojo es sorprendentemente versátil y se combina de forma maravillosa con alimentos sabrosos en el espectro de sabores aromáticos y especiados, como también lo hace con bocadillos dulces. Si prefieres lo sabroso, creemos que una taza de rooibos combina perfectamente con algo terroso y aromático, como un estofado de garbanzos o un curry de vegetales. ¿Te inclinas más por lo dulce? Prueba esos sabores terrosos con un delicioso toque fresco de canela. En pocas palabras: es un té para disfrutar tanto con sus platos principales como con el postre. 

Cómo obtener lo mejor de tu preparación: Té rooibos

Para desplegar todo su potencial de sabor, el té rooibos requiere de un tiempo de reposo prolongado. Recomendamos dejar reposar la bolsita de té durante 4 a 5 minutos, por lo que puedes subir tus pies y echar un vistazo a lo que está ocurriendo en Instagram. Después de ese tiempo, la preparación debe haber desarrollado un hermoso color marrón cobrizo brillante; piensa en las sombras polvorientas de un atardecer africano, y una buena claridad. El rooibos también es una de las únicas infusiones de hierbas que admiten un chorrito de leche como el té común. Permítete jugar y descubre qué opción te gusta más. 



Presentación del té verde marroquí 

Bebido ampliamente en los países del noroeste asiático, pero especialmente en Marruecos, ‘Maghrebi’ es más que un tipo de té verde sabroso y mentolado; es un símbolo de identidad nacional marroquí. Servido varias veces durante el día, con o sin alimentos, logra un aporte sabroso único al té verde que satura a todo el entramado social de tradición e historia marroquí. Esta bebida mentolada deliciosa sabe tan exquisitamente refrescante, revigorizante y revitalizante que estarás feliz de consumir taza tras taza. 

Ideas para la hora del té: Té de menta marroquí

Si existe una opción de té más refrescante que una taza de té de marroquí, todavía no la hemos encontrado. En el rango de temperatura de caliente a frío, es un estallido de hierbabuena vigorizante y revitalizante que seguramente sacudirá sus sentidos y estimulará sus papilas gustativas. En Marruecos, se sirve en cualquier lugar, en cualquier momento y no podríamos estar más de acuerdo. Es una alternativa a tu taza de té tradicional las veinticuatro horas del día.

Si buscas combinaciones sabrosas, creemos que esos sabores crujientes y frescos acompañan de maravilla a alimentos especiados. Sugerimos preparar una tetera de té fresco de menta marroquí para acompañar un plato animado de bocadillos marroquíes. Piensa en falafel, hummus, pitta y mucha, mucha, mucha salsa de pimiento picante.  

Cómo obtener lo mejor de tu preparación: Té de menta marroquí

Caliente o frío, el té marroquí requiere un tiempo de reposo de 2 a 3 minutos en agua hirviendo que se haya dejado enfriar ligeramente. Mira esta receta para preparar su propio té de menta marroquí en casa. Creemos que su hermoso color amarillo dorado es tan bonito para observar como lo es para beber. Si bien tradicionalmente se sirve con azúcar, consideramos que su sabor básico es maravilloso por sí mismo.