Skip to content

No hay dudas de que el té es la bebida de mayor consumo en todo el mundo. Es una institución. Estamos acá para desmitificar cómo preparar una buena taza de té caliente.

La buena noticia es que ya sea un té de hierbas, negro o verde, es bastante simple de hacer. Lo primero será elegir qué tipo de té querés preparar. Hay una enorme selección de la cual elegir, así que si necesitás un poco de ayuda, a continuación, encontrarás algunas sugerencias:

Lipton Té Verde  

Liviana y aromática, una buena taza de té verde mejorará tu ánimo, les agregará un salto a tus pasos y te hará sonreír por dentro. No sorprende que sea una de las elecciones preferidas en todo el mundo. 

Lipton Manzanilla

No es un té propiamente dicho, sino una tisana hecha a partir de hierbas. El sabor es suave y sutil, con notas a miel y herbáceas, lo que la convierte en una bebida súper ligera e ideal para que tomes después de las comidas.

Lipton Yellow Label

Hecho con 4000 horas de luz del sol, este té tiene hojas de té negro cuidadosamente seleccionadas y recién prensadas para capturar el mayor sabor natural posible. Tomá un sorbo y dejá que el té ilumine tu día.

ELEGÍ LA CANTIDAD DE BOLSITAS DE TÉ

Si estás haciendo una sola taza de té, agregá una bolsita de té a tu taza o vaso. Si estás preparando una tetera, agregá de 3 a 5 bolsitas de tu té favorito, según cuan intenso te guste.

EL AGUA IDEAL PARA PREPARAR TU TÉ

Si usás agua de la canilla, dejala correr fría un instante antes de llenar la tetera. El té necesita oxígeno para infusionar correctamente y entregar su mejor sensorial. Por eso es importante que esté recién hervida. El exceso de hervor elimina el oxígeno del agua y afecta la calidad de la infusión.

LA TAN IMPORTANTE TETERA

Por lo general, las mejores teteras son de cerámica, ya que podés usarlas para preparar cualquier tipo de té y conservan bien el calor. Las de hierro fundido también son una buena opción.

PREPARÁ TU TÉ NEGRO

PREPARACIÓN DE TÉ NEGRO
  1. Herví el agua. El té negro necesita de agua bien caliente, de manera que debés dejarla que hierva. Es importante que la uses en este punto. Para otros tipos de té, como el té verde o de hierbas, es mejor esperar que baje un poco la temperatura para evitar que el té quede muy amargo.
  2. Añadí el té. Vertí el agua encima de las bolsitas de té o de las hebras de té para ayudar a que las hojas se ‘muevan’. Esto ayuda a la infusión.
  3. Preparalo. ¡Dejá el té en reposo para que la naturaleza haga su encanto! Los tés Lipton por lo general necesitan de 2 a 3 minutos de reposo. 
  4. Retirá el té. Sacá las hojas de té fuera de la tetera o vertí el té en un colador. Si utilizás una bolsita de té, sacala con una cucharita.
  5. Serví. Tomate un momento para disfrutar de tu té. ¡Ahora estás listo para cualquier cosa!

 

¿Querés refrescarte? Descubrí cómo hacer té helado.

COMPLEMENTOS

No seas tímido; dale tu propio toque a tu preparación. Si querés, podés endulzar a gusto. El té negro puede disfrutarse solo. También podés combinarlo con leche o limón, si te gusta más. El té verde y de hierbas combinan bien con cítricos frescos, menta, jengibre o cualquier otra cosa que se te antoje. Añadir los ingredientes primero o después no tiene importancia; es solo una cuestión de preferencia.

QUÉ TAN FUERTE QUERÉS EL SABOR

Recordá que mientras más tiempo dejes tu té en reposo más fuerte será su sabor. Los tiempos de preparación varían según qué tipo de té estás tomando

  • Lipton Daring English Breakfast: 2 a 3 minutos
  • Lipton Verde Clásico: 2 minutos
  • Lipton Infusión de Menta: 2 a 3 minutos
  • Lipton Yellow Label en saquitos: 1 a 2 minutos
     

Y voilá: la manera perfecta de preparar tu té. ¡Momento de recargar!