Skip to content

¿Listo para una lección de biología? Bien, prometemos que será rápida. Tu sistema digestivo (los nueve metros completos) procesa los alimentos en nutrientes, que luego usamos para obtener energía, para crecer y para la reparación celular. Como podés imaginar, es importante que cuidemos bien de él, para que él pueda cuidar bien de nosotros.

Dicho esto, la idea de tomar té para ayudar con nuestra digestión data de miles de años atrás. Incluso hoy, ciertos tés aún mantienen una reputación por sus propiedades digestivas. Pero primero, queremos ofrecerte una guía rápida para mantener tus intestinos en óptimas condiciones.

 

  • Evitar el estrés. Es más fácil decirlo que hacerlo, lo sabemos, pero el estrés puede estar involucrado en una variedad de problemas internos, como la acidez, la indigestión y el síndrome del intestino irritable. Consultá nuestro artículo sobre relajación y eliminación del estrés o dale una oportunidad a las técnicas de meditación para aliviar el estrés.
  • Adoptá una dieta rica en fibras. Como dicen por ahí, se necesita un poco de forraje para mantener la regularidad. Por eso, comé bastantes granos enteros, vegetales y frutas para mantener todo en movimiento.
  • Mantené la regularidad. Comer a intervalos regulares ayudará a regular tu sistema. También puede ayudarte a evitar comer de más y contribuye a tu bienestar interno. 

 

  • Ejercitarte diariamente. Sabés que tiene sentido. También ayuda a que mantengas un peso saludable.

Si buscás una deliciosa taza de té especialmente diseñado para acompañar una comida o para después de comer, descubrí nuestro Té Verde con menta. Y asegurate de seguir algunas de nuestras otras sugerencias para mantener tu estómago feliz. ¡Bon appétit!

ALEJATE DEL MALESTAR ESTOMACAL

Practicar yoga incluye mucho más que las posiciones de yoga. Siempre que puedas dedicar un momento a prestar atención a tu interior es una buena oportunidad para bajar la velocidad, relajarte y conectarte, y la ocasión perfecta es cuando se está caminando.  

Meditar mientras caminás es una excelente manera de aliviar el estómago y reducir el estrés. Podés hacerlo cuando volvés a tu casa después de trabajar, en el tren e incluso cuando caminás hacia una sala de conferencias. Llevá una taza de viaje con té verde con menta para que puedas tomar y relajarte sobre la marcha.

Mientras caminás, concentrate en la respiración. Escuchá tus inhalaciones y exhalaciones a medida que se producen. Prestá atención a las sensaciones en tu cuerpo mientras caminás. Comenzá a prolongar y profundizar tus inhalaciones y exhalaciones, y hacé una pausa al principio y al final de cada inhalación y exhalación. Realizá esto diariamente para fijar el hábito y disfrutá de los beneficios.