Skip to content

Tu bienestar abarca mucho más que simplemente mantener un buen estado de salud; se trata de sentirte bien y funcionar en tu máxima capacidad. Por eso, si bien una dieta equilibrada y el ejercicio físico son excelentes para tu cuerpo, es importante que también prestes atención a tu mente y tu espíritu.

Tu bienestar afecta cómo pensás y cómo te sentís con respecto a vos mismo y a los demás. También afecta la manera en la que enfrentás la vida diaria. La felicidad es clave para tu bienestar, y cuando estás feliz, disfrutás de una energía natural y de entusiasmo por la vida.

Por eso, especialmente en el mundo frenético de hoy, es muy importante dedicarte algo de tiempo de calidad. En Lipton queremos ayudarte a hacer que tu bienestar sea parte de tu rutina diaria, incluso cuando estés ocupado. Empecemos con algunos consejos para ocuparnos de esto.

Dejá los medios digitales de lado por un momento. Sí, podrías responder ese mensaje de Facebook, un mensaje de texto o un comentario en Instagram, pero también es importante alejarse por un momento del mundo digital. Alejá tu teléfono, tablet u otro dispositivo y dedicá un tiempo a desconectarte por completo de todo.

Hacé algo que amás todos los días. Ya sea disfrutar de una taza de té cuando te levantás, realizar tu sesión de yoga matutina o disfrutar de tu pasatiempo favorito después del trabajo, asegurate de tener siempre algo que deseás hacer, todos los días.

Intentá algo nuevo. No te estanques, el cambio es lo que nos ayuda a crecer. Adoptá un nuevo pasatiempo, probá cosas nuevas o hacé las cosas que hacés diariamente de forma diferente. Probá una nueva receta. Tomá un camino alternativo al trabajo. Sabés de qué te hablo. 

 

Haz algo bueno por alguien

Hacé algo bueno por alguien. Podés realizar tareas voluntarias para una obra benéfica, detenerte a saludar a un vecino anciano, aunque estés llegando tarde, o enviarle flores a una amiga para alegrarla. Grandes o pequeños, los actos de bondad harán que te sientas bien. Y que los demás se sientan bien también.

Pensá positivo. Cuando se presentan pensamientos negativos o estresantes durante el día, intentá replantearlos de forma positiva. Todo se verá mucho más radiante si lo hacés.

Tené en cuenta a los demás.Si tuviste un día complicado, puede resultar fácil descargarte con tus seres más cercanos y queridos. Pero simplemente preguntarle a alguien cómo estuvo su día antes de hablar sobre el tuyo puede marcar una gran diferencia.

Sé minimalista. En estos días, estamos prácticamente programados para pensar que necesitamos el último teléfono o las últimas zapatillas. Pero preguntate esto: ¿realmente mejorará tu vida?

Incluso una cantidad mínima de ejercicio ayuda. Si estás sentado en un escritorio todo el día, intentá incorporar más movimiento a tu rutina diaria. Si no encontrás tiempo para un programa de ejercicios diario, comenzá por evitar el ascensor.

Sos lo que comés. Y lo que tomás. Todo lo que comés y tomás cuenta. Concentrate en la variedad, la cantidad y la nutrición. Probá y elegí alimentos y bebidas con menos grasas saturadas, sodio y azúcares agregados. Puede ser algo engañoso al principio, pero empezar con cambios pequeños es un muy buen comienzo hacia un estilo de alimentación más saludable.

Mantenete hidratado. Nuestros cuerpos están compuestos por aproximadamente un 60% de agua y debés mantener ese nivel. Por lo tanto, intentá beber de 2 a 2,5 litros de líquido por día.  

Mantente hidratado

Y en relación con la hidratación, acá estamos para ayudarte. El ingrediente principal del té recién preparado es agua, que tu cuerpo necesita para funcionar en su máxima capacidad. De hecho, el té recién preparado está compuesto en un 99,5% de agua, lo que hace que sea tan hidratante y refrescante como el agua misma.

Y debido a que estamos tan ocupados y la vida moderna es tan demandante, nos gustaría ayudarte a incorporar el bienestar a tu vida diaria. Contamos con una amplia selección de tés diseñados específicamente para eso, y que abarcan desde té verde hasta tés de hierbas.