Skip to content

La gratitud es un estado mental que se puede aprender. El yoga nos ayuda a acceder a un estado mental de gratitud al permitirnos desacelerar y relajarnos mientras lo practicamos. Esto nos sintoniza de un modo sutil con nuestros sentimientos y ayuda a alargar nuestra percepción del tiempo, y creo que a todos nos vendría bien desacelerar un poco en nuestra rutina cotidiana.  

ALGO QUE PUEDES HACER TODOS LOS DÍAS PARA ALIVIAR EL ESTRÉS

 

Probá con esta práctica simple apenas llegás al trabajo. Podés completarla en solo 4 a 6 minutos, casi el mismo tiempo que tarda el remojo de la infusión Lipton de Manzanilla. Si hacés esto temprano, estarás listo para disfrutar de un fantástico día de trabajo.

Sentate en tu escritorio o en otro sitio tranquilo. Estirate un poco de un lado al otro y sentate como quieras, siempre que estés cómodo. Este ejercicio de respiración es excelente para aliviar el estrés. Cerrá los ojos y poné tu atención en la respiración. Observá tus inhalaciones y exhalaciones a medida que se producen.

Si de pronto sentís que estás pensando, está bien. Simplemente volvé a colocar tu atención en la respiración. Hacé esto por unos momentos, relajándote al compás de tu respiración. Ahora comenzá a hacer una nota mental de todo lo que tenés para agradecer en tu vida. Tu lista puede ser larga o corta, depende de vos (aunque podría ser más extensa de lo que pensás). Una vez que termines, volvé a hacer foco en tu respiración por unos momentos. Cuando estés listo, abrí los ojos de a poco y continuá con tu día laboral.